El Ayuntamiento de Parla realiza un Plan de choque para atajar aumento de roedores en la zona de Viario de Ronda

El Ayuntamiento de Parla ha iniciado un Plan de choque para atajar el aumento del número de roedores en la zona del Viario de Ronda, una situación originada fundamentalmente por la proximidad de este barrio a terrenos rústicos en el margen de la carretera A-42 que deriva en que estos animales busquen alimento en zona urbana. Dicho Plan pasa por el vallado perimetral de la zona para efectuar desratización intensiva, además de intensificarse la limpieza viaria y proceder al desbroce de la zona paralela a la A-42.

Desarrollado con la supervisión municipal por parte de la empresa concesionaria de los Servicios de Control de Plagas, este Plan supone la continuación de las labores de desratización en el alcantarillado –revisando semanalmente el consumo de cebo- y otras acciones preventivas en dicha zona que la Concejalía de Salud Pública viene realizando desde hace meses.

Así, desde el 30 de septiembre, se procederá al vallado del Parque de los Olivos de la Calle Rosa Manzano, al ser la zona del barrio más afectada por la presencia de estos roedores, para restringir el acceso de transeúntes, en especial acompañados de menores y/o de animales domésticos, con el fin de efectuar una desratización intensiva. Este cierre se prolongará durante 15 días y, posteriormente, se extenderá hasta el final de la Avenida, a lo largo de la zona verde.

“Aunque venimos trabajando intensivamente en esta materia, consideramos que hay que incidir en las labores preventivas necesarias. Por ello hemos optado por iniciar este Plan de choque, para disminuir el número de roedores, empezando por el entorno de Viario de Ronda más afectado, que es el situado en el Parque de los Olivos de la Calle Rosa Manzano, para después extender las actuaciones hasta el final de la Avenida”, explica la Concejala de Salud Pública, María Curiel.

Esta actuación se complementa con otras, como el desbroce de la franja de terreno paralela a la A-42 que realiza el Centro de Conservación de Carreteras del Ministerio de Fomento a petición del Ayuntamiento, así como por la intensificación de la limpieza viaria en toda la zona.

“En esta línea, recordamos a nuestros vecinos y vecinas que es importante que depositen las basuras en el horario establecido, nunca fuera de los contenedores y no arrojen o abandonen restos de comida ni desperdicios en los parques o zonas verdes, ya que suponen un reclamo para los roedores».

Meses de labores de desratización en localizaciones con más incidencia de avisos

Este plan de desratización para el Viario de Ronda y el tratamiento específico se prolongará, el tiempo que sea necesario, según indican desde la Concejalía de Sanidad y Salud Pública, que, tras la contratación de la nueva empresa, lleva desde el mes de marzo realizando labores intensivas de desratización en aquellas localizaciones con mayor incidencia de avisos, revisando los puntos de monitorización, mensualmente en caso de que no existan evidencias de infestación, o semanalmente si se detecta presencia de roedores.

Todo ello forma parte del Plan de desratización anual que se viene realizando a través de la concesionaria CTL Sanidad Ambiental, prestando especial vigilancia a las zonas de contenedores soterrados, zonas de amplia vegetación, proximidad a centros escolares, interbloques, restaurantes o galerías de alimentación, etcétera, dado que los condicionantes medioambientales que se dan en esas zonas pueden ocasionar más fácilmente anidación y proliferación de roedores, por lo que puede ser necesario crear zonas de seguridad con colocación estratégica de cebos, que, al ser consumidos, serán indicadores de nuevos focos.

«Con la entrada del verano, el calor y la escasez de agua siempre hay proliferación de roedores, que, además, a consecuencia de los venenos que se colocan en las redes de alcantarillado y pozos de registro, acuden al exterior buscando alimento, agua y refugio», formando muchas veces madrigueras, sobre las que también se está actuando, con la intención de tratar de retirar a estos animales de la vía pública.

El Ayuntamiento invierte en torno a 50.000 euros a lo largo de todo el año en este tipo de tratamientos, en el marco del contrato que tiene establecido con la concesionaria del Servicio de Control de Plagas, CTL Sanidad Ambiental.